SITUACION ACTUAL DE GRUPOS VULNERABLES

 

Niñas y Niños

· Marco Legal

· Indicadores

·           Pobreza

·           Educación

·           Salud

· Maltrato Infantil

· Trabajo Infantil y Adolescentes

· Niños en situación de calle

· Explotación Sexual

Adolescentes

· Salud Reproductiva

Adultos Mayores

Personas con Discapacidad

 

Niñas y Niños

De acuerdo a la Ley para la Protección de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes: son niñas y niños las personas de hasta 12 años incompletos, y adolescentes los que tienen entre 12 años cumplidos y 18 años incumplidos.

Son principios rectores de la protección de los derechos de niñas, niños y adolescentes:

A.          El del interés superior de la infancia.

B.          El de la no-discriminación por ninguna razón, ni circunstancia.

C.          El de igualdad sin distinción.

D.          El de vivir en familia, como espacio primordial de desarrollo.

E.          El de tener una vida libre de violencia.

F.           El de corresponsabilidad de los miembros de la familia, Estado y sociedad.

G.          El de la tutela plena e igualitaria de los derechos humanos y de las garantías constitucionales.

Artículo 4. De conformidad con el principio del interés superior de la infancia, las normas aplicables a niñas, niños y adolescentes, se entenderán dirigidas a procurarles, primordialmente, los cuidados y la asistencia que requieren para lograr un crecimiento y un desarrollo plenos dentro de un ambiente de bienestar familiar y social.

Atendiendo a este principio, el ejercicio de los derechos de los adultos no podrá, en ningún momento, ni en ninguna circunstancia, condicionar el ejercicio de los derechos de niñas, niños y adolescentes.

La vulnerabilidad en los niños, se relaciona con diversas circunstancias, desde las condiciones para su desarrollo en materia de alimentación, acceso a servicios de salud y educación, como en la presencia de discapacidad, necesidad de trabajo entre otros. Algunos ejemplos son:

· En materia de maltrato, los tipos más frecuentes son el físico, omisión de cuidado y emocional.

· Las mayores agresiones se dan a niños entre 6 y 12 años de edad.

· En el país de acuerdo a la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) 2007 hay 29.6 millones de niños entre cero y 13 años de edad.

· La población ocupada es de 1.1 millones entre los niños de 5 y 13 años de edad.

· La entidad que ocupa mayor número de niños es Puebla.

· Se considera que hay 31 mil niños víctimas de explotación sexual

Los indicadores de nutrición han venido mejorando, aunque persisten diferencias importantes por regiones, la mayor incidencia de baja talla se presenta en las zonas rurales de la región sur del país.

Indicadores

De acuerdo a la ENOE 2007, en México existían 29.6 millones de niños entre cero y 13 años de edad. [1]

Pobreza

 

El informe de pobreza del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social Coneval 2008 señala que el 3.4% del 20% de la población más pobre entre 8 y 12 años de edad no asiste a la escuela, comparada con un 2.1% nacional.[2]

La pobreza para el grupo de edad de menores de 20 años es superior a la media para el total de la población como se aprecia en el siguiente cuadro:

Fuente: Inmujeres, Estadística. www.inmujeres.gob.mx,

 

Educación

Entre 2000 y 2005, se registraron avances considerables en aspectos educativos. El porcentaje de niños de 6 años que no asiste a la escuela se redujo más de la mitad, de 17.3% a 8% y se ha fortalecido la equidad de género entre las nuevas generaciones. Estos incrementos han sido más importantes en el cuartil de población más pobre aminorando la brecha causada por la diferencia de ingresos.[3]

Salud

 

Tasa de mortalidad en menores de 5 años 1990

Tasa de mortalidad en menores de 5 años 2007

Tasa de mortalidad infantil (< 1), 1990

Tasa de mortalidad infantil ( <1), 2007

Esperanza de vida al nacer

México

52

35

42

29

76

Latino América y Caribe

55

26

44

22

73

Fuente: UNICEF, Statistics and monitoring, www.unicef.org (consulta  27 de Julio de 2009)

 

Fuente: INSP, Ensanut 2006

 

El comparativo de encuestas de salud y nutrición refleja una mejora en la salud de los niños. En los siguientes gráficos observamos el cambio en la talla, por edades medida en meses y por regiones, así como por zonas rurales y urbanas por regiones, observándose un rezago a nivel rural para todas.[4]

Fuente: INSP, Ensanut 2006

Fuente: INSP, Ensanut 2006

 

Fuente: INSP, Ensanut 2006

 

Fuente: INSP, Ensanut 2006

 

Fuente: INSP, Ensanut 2006

 

Fuente: INSP, Ensanut 2006

Maltrato Infantil

 

Los niños y jóvenes menores de edad representan una gran parte de la población vulnerable por su condición de seres indefensos, por lo que pueden ser fácilmente sometidos por aquellos que buscan un beneficio individual. En todo el mundo existen graves acciones por parte de los adultos que afectan gravemente a los derechos de los menores, esto sin importar su situación económica o educativa, por lo que la violencia puede darse en cualquier circunstancia[5].

El maltrato infantil puede definirse de diversas maneras, a continuación expondremos algunas de las definiciones contenidas en la publicación del Instituto Nacional de las Mujeres: “¿Cómo educamos a nuestros/as hijos/as? Encuesta de Maltrato Infantil y Factores Asociados 2006.”[6]

· La Comisión Nacional de los Derechos Humanos define al maltrato infantil como. “Todo acto u omisión encaminado a hacer daño, aun sin esta intención pero que perjudique el desarrollo normal del menor”.

· El Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF, 2005) lo define como: “los menores de edad que enfrentan y sufren ocasional o habitualmente, violencia física, emocional, o ambas, ejecutadas por actos de acción u omisión, pero siempre en forma intencional, no accidental, por padres, tutores, custodios o personas responsables de ellos”.

· La Norma Oficial Mexicana en 1999 define al maltrato infantil como: “Acto u omisión único o repetitivo, cometido por un miembro de la familia, en relación del poder- en función del sexo, edad y la condición física- en contra de otro u otros integrantes de la misma, sin importar el espacio físico donde ocurra el maltrato físico, psicológico, sexual o abandono”.

· La Sociedad Internacional para la Prevención del Maltrato y Descuido de Menores, después de una comparación de definiciones de 58 países, señala que “el maltrato o la vejación de menores abarca todas las formas de malos tratos físicos y emocionales, abuso sexual, descuido o negligencia o explotación comercial o de otro tipo, que originen un daño real o potencial para la salud del niño, su supervivencia, desarrollo o dignidad en el contexto de una relación de responsabilidad, confianza o poder”.

· La UNICEF señala por su parte que: “los menores víctimas de maltrato y abandono son aquel segmento de la población conformado por niños, niñas y jóvenes hasta los 18 años que sufren ocasional o habitualmente actos de violencia física, sexual o emocional, sea en el grupo familiar o en las instituciones sociales. El maltratado pude ser ejecutado por omisión, supresión de los derechos individuales y colectivos e incluye el abandono completo o parcial “ (UNICEF, 1995)

 

 

El maltrato infantil conlleva grandes consecuencias para los niños que han sido víctimas del maltrato así como a la población en general, ya que un ser humano que ha sido maltratado durante su infancia es más propenso a ser una persona violenta durante su adolescencia y su época adulta que un niño no maltratado. Según un estudio de violencia de la UNICEF, un niño que ha sido maltratado puede tener problemas de salud, dificultades para formar parte de un grupo social, problemas de aprendizaje, problemas para comprender y expresar sus sentimientos, y tienen una mayor propensión de involucrarse en situaciones peligrosas como en el uso de drogas o tener relaciones sexuales a muy corta edad[7].

 

Al igual que la violencia contra las mujeres, el maltrato infantil se puede comprender a través de los espacios en los que la agresión se lleva a cabo. Los espacios privados y públicos implican agresiones de distintos tipos, por lo que la clasificación del maltrato infantil se explica a través de si el niño es maltratado por su familia, en la escuela, el trabajo, o en la comunidad.

 

Según el informe de la CEPAL “Maltrato infantil: una realidad puertas adentro”, en México para el año 2000, 4.000.000 de niños eran víctimas de maltrato en sus diversas modalidades. Asimismo, una tercera parte de los niños y niñas de 6 a 9 años de edad señaló que es tratado con violencia, tanto en su familia como en la escuela. (CEPAL, UNICEF, 2009) 

 

Para el año 2006, el caso de menores maltratados ha aumentado considerablemente. En la siguiente gráfica obtenida por datos del INEGI y del DIF, podemos observar la relación entre los años de 2005 a 2006 sobre las denuncias recibidas y los delitos comprobados de maltrato infantil.

maltrato infantil dif

De aquellas cifras de menores que se comprobó que han sido maltratados, el DIF también ha presentado datos sobre los tipos de maltrato existentes hacia los menores dentro de una tabla comparativa de los años 1995 al 2006.

Maltrato

Fuente: INEGI, estadísticas a partir del día del niño. www.inegi.org.mx (consulta el 27 de julio de 2009)

 

En México, aún seguimos contando con datos muy escasos sobre el problema; una de las razones por las cuales se da lugar a esto es que la cultura en la que se desenvuelve nuestra población no da pie a que se presenten las denuncias correspondientes en cuanto a estos tipos de problemas. Además, de aquellos denuncias hechas por maltrato infantil, no todas son comprobadas; se podría hablar actualmente que de cada diez casos presentados, seis son comprobados[8]. Sin embargo, cada vez existen más organizaciones gubernamentales y no gubernamentales que dedican mayor tiempo a la investigación de este asunto, por lo mismo, se han creado nuevas herramientas que permiten encontrar mayores datos sobre estos hechos a demás de las denuncias.

 

Por otro lado, se han dado a luz a nuevos programas gubernamentales con el fin de reconocer y combatir el problema. Entre estos programas podemos encontrar aquellos orientados a los niños sin hogar, o mejor conocidos como niños de la calle; aquellos orientados a la explotación sexual comercial infantil (ESCI); así como aquellos orientados a temas de embarazos en adolescentes.

 

De los estudios e investigaciones que se han realizado en torno al tema del maltrato infantil, se han focalizado algunas razones por las cuales se dan estos tipos de acciones en contra de los derechos de los niños y adolescentes. Podemos encontrar causas culturales de los padres como aquellas que se transmiten de generación en generación; por un embarazo no deseado donde el niño en gestación ya esta determinado a ser abandonado física o emocionalmente por sus padres; por causas físicas del mismo niño que lo llevan a la exclusión de algunos sectores sociales ya sea por cultura o por la imposibilidad de su incorporación a la vida cotidiana; o por situaciones culturales del entorno, donde simplemente el contexto no le permite satisfacer sus derechos plenamente.[9]

En cuanto al maltrato a menores de 12 años, las cifras por grupo de edad indican que el 40 por ciento de los  niños y niñas entre 6 y 12 años son los más agredidos; en segundo término, los de 0-3 años con el 18.7 por ciento y en tercero, los de 3 a 5 años de edad, que representaron el 12 por ciento de las causas de maltrato a menores. En promedio, el tipo de maltrato que predomina en el país es el físico, seguido del maltrato emocional y por último el maltrato por omisión de cuidados. Al respecto, es importante señalar que un menor puede sufrir más de un tipo de maltrato.[10]

Niños de calle

Los menores en situación de “calle”, constituyen un grupo particularmente vulnerable. En México, a partir de la década de 1980 diversas voces empezaron a expresar su preocupación por la creciente cantidad de menores que vivían en cruceros, puentes y calles de los centros urbanos más importantes del país.[11] Los motivos que  los orillan a convertir la calle en su hogar y entorno cotidiano son múltiples y configuran una de las expresiones más crueles de vulnerabilidad social, pues son obligados por familiares o conocidos a realizar actividades denigrantes, convirtiéndolos en sujetos de abuso sexual, tráfico de drogas u otras expresiones de victimización.

Su condición de vulnerabilidad recae en el hecho de que estos menores viven en un entorno que no les permite su pleno desarrollo humano, donde la pobreza, el hambre, la discriminación, la disolución de familias, la violencia y el abuso son los hechos que caracterizan su situación[12]. Tomando en cuenta estos hechos, los menores sin hogar utilizan muchas veces como su único recurso el de desempeñar tareas ilícitas o que van en contra de los derechos humanos, como lo son la prostitución, el consumo de drogas y actividades criminales.

La situación de calle de los niños puede verse dividida según las condiciones de riesgo en las que se encuentran. La UNICEF distingue el riesgo en que se encuentran los niños en situación de calle por medio de los vínculos familiares que éstos puedan tener.[13] Según datos de la UNICEF, aproximadamente el 75% de los niños de la calle sigue manteniendo vínculos con sus familiares; a pesar de que pasan la mayor parte del tiempo fuera de su hogar, saben que pueden regresar a él. Mientras que el 25% restante no cuenta con ningún vínculo familiar, ya que estos han sido completamente rotos, por lo que su desarrollo individual y social se lleva a cabo en las calles.

En julio de 2005 el DIF nacional atendió a 432 mil 938 menores en situación de calle, de los cuales 41 mil 454 se encontraban en situación de riesgo (por el consumo de drogas y síntomas de desnutrición); 363 mil 981 menores fueron atendidos con programas preventivos de la institución[14].

A pesar de que se han logrado enormes avances en el ámbito legal y de políticas públicas para enfrentar este gran problema de derechos humanos infantil, el problema es que el entorno en el que se desarrolla la situación de los niños de la calle implica una ignorancia profunda, así como una gran miseria, explotación y abuso de los menores, basadas en justificaciones económicas y culturales[15].

En datos presentados por una nota de la Organización Editorial Mexicana (OEM)[16], se describe el panorama presentado para noviembre del 2008, donde la cifra de niños en condición de calle asciende a 114 mil 500, lo que implica un aumento 21.8% más que en el 2006. Según datos del DIF, presentados asimismo en la nota, señalan que del total de niños de la calle, el 37.5% sufre de desnutrición, el 14% tiene una discapacidad, el 10% padece de alguna enfermedad y el 3% son adictos a los inhalantes. Y en cuanto a la explotación laboral de los niños en situación de calle, la UNICEF ha presentado en su Reporte de Fondos que en México más de 16 mil niños son víctimas de la pornografía y la prostitución; mientras que otras actividades económicas que realizan son mendigar, el 10% vende alguna mercancía, el 2.6% son limpia-parabrisas, y el resto son boleros, lava coches, cargadores o ayudantes, entre otros trabajos, según estudios de la UNAM.

Trabajo infantil

De acuerdo a la ENOE 2007 la población ocupada de menores de 18 años es de 3.6 millones de personas, de estos 2.4 millones corresponde a varones. Para los niños entre 5 y 13 años la tasa de ocupación es de 1.1 millones. La entidad que ocupa mayor número de niños es Puebla.

Los sectores que dan mayor ocupación a niños y adolescentes son el agropecuario, seguido de los de comercio y servicios.

De acuerdo a cifras de INEGI, hay 3.3 millones de menores entre 6 y 14 años de edad que trabajan[17]. Cabe mencionar que las encuestas sobre trabajo infantil se dirigieron primero a los niños callejeros, y posteriormente a los menores trabajadores en zonas marginadas[18]. Estos niños, niñas y adolescentes forman parte de una problemática social creciente y compleja, que ante las adversidades económicas, obliga a las familias más pobres a incorporar al trabajo a más miembros del hogar, principalmente, a mujeres y niños.

 

La definición de la OIT del trabajo infantil señala que “La expresión trabajo infantil o trabajo de los niños abarca toda actividad económica efectuada por una persona de menos de quince años de edad, cualquiera que sea su situación en la ocupación (trabajador asalariado, trabajador independiente, trabajador familiar no remunerado, etc.)” (Boletín internacional No. 5, 1995, p.6)[19].

En México existen dos categorías de trabajo infantil, la primera se sitúa dentro de un entorno no permitido que es el trabajo realizado por niños menores de 14 años, mientras que para los adolescentes entre 14 y 16 años, existe la posibilidad de realizar actividades laborales siempre y cuando los menores hayan cursado la educación obligatoria (secundaria) y la jornada laboral que realicen no sea mayor a seis horas, no sea en la noche y no se lleven a cabo horas extras[20].

El módulo de ocupación infantil de La Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (oct.- dic.) 2007, muestra diversos indicadores entre los que destacan:[21]

· 3.7 millones de menores de 17 años trabajaban.

· 2.5 millones de menores tienen entre 14 y 17 años.

· 2.1 millones de menores que trabajan no asisten a la escuela.

· 1 millón señala que trabaja porque el hogar necesita su aportación.

· 1 millón lo hace para pagarse sus estudios.

 

 

En el documento sobre trabajo infantil publicado por Cesop es factible encontrar algunos indicadores interesantes como antecedentes a la información de 2007, entre ellos:

 

 

 

Explotación sexual comercial infantil

La explotación sexual comercial infantil (ESCI) es considerada por la OIT como una forma de explotación económica de un menor de edad por parte de un tercero con el fin de obtener utilidades por productos o servicios de tipo sexual como lo son: relaciones sexuales, pornografía, turismo sexual y tráfico de menores para actividades sexuales.

En México, este se ha convertido en un tema cada vez más preocupante debido al aumento de los movimientos migratorios en nuestro país, considerando éstos como internos, de mexicanos a los Estados Unidos y Canadá, y de centro y sudamericanos que pasan por nuestro país con miras a Estados Unidos y Canadá. Es por esto que el Departamento de Estado Norteamericano señala que México es un país fuente, de tránsito y destino de trata de personas para la explotación sexual y laboral[22].

Según el estudio de "Infancia robada. Niñas y niños víctimas de explotación sexual en México", se estima que en el país existen aproximadamente 16 mil menores víctimas de la explotación sexual comercial. Asimismo, en el estudio se focalizaron 6 ciudades del país con un mayor número casos registrados de explotación sexual comercial infantil.

 

 

 

 

 El turismo sexual en México es considerado a nivel mundial como un problema consolidado. Un estudio de la ECPAT[23] (End Child Prostitution, Child Pornography and Traffiking of Children for Sexual Purposes), revela que para el 2005, 20 mil niños eran prostituidos en el país. Siendo los lugares con mayor número de denuncias por prostitución infantil Tijuana, Acapulco, Cancún y Guadalajara. Asimismo señala que de 50 actos de prostitución infantil cometidos en América Latina, por lo menos 18 de ellos habían sido cometidos en México, según estadísticas entre los años 2003 y 2006.

Por lo general, los niños que se encuentran en situación de vulnerabilidad, donde son tratados tanto como objetos sexuales y comerciales, suelen ser menores que viven en pobreza, que forman parte de grupos minoritarios, que dependen de economía de temporadas, que trabajan por necesidad, que viven en las calles, o, que han sido abusados o maltratados por sus padres.

 

 

Adolescentes

En el apartado anterior, se pueden consultar las cifras de empleo en adolescentes.

Por otra parte la Encuesta Nacional de Salud arroja resultados importantes como:

·               Entre la población de 15 y 19 años de edad encontramos una presencia de tabaquismo mayor a 25%, destacando las zonas metropolitanas.

·               El 40% de los jóvenes de esa edad ingieren alcohol una o más veces al mes.

·               El 63% de los sexualmente activos usan condón.

·               El 40% está inactivo en términos de actividad física

·               Hay 2.5 millones de jóvenes entre 14 y 17 años ocupados en el mercado laboral.

 

Salud reproductiva

Uno de cada seis nacimientos en el país ocurren a mujeres menores de 19 años, según datos de la Fundación Mexicana para la Planeación Familiar[24]. Además, señala la Fundación, que los embarazos en menores de edad suelen considerarse como un riesgo en la sociedad, puesto que la mayoría de estos embarazos son por lo general no planeados, y muchos de ellos no deseados.

La Organización Mundial de la Salud señala que los adolescentes son personas que se encuentran dentro de los grupos de edad situados entre los 10 y los 19 años, y los jóvenes se sitúan dentro de los grupos de edad de entre 10 y 24 años[25].

La adolescencia es una etapa en la que los seres humanos forman y determinan su personalidad, por lo que viven una transformación física, emocional y experimental que busca pasar de la niñez a la adultez.

La población adolescente ha crecido rotundamente, a tal grado que se estima que para el 2020 el grupo de edad más grande se ubique entre los 10 y los 19 años de edad[26].

 

Considerando que la población joven representa uno de los grupos de edad más amplios, y donde la posibilidad de fecundidad para lograr un embarazo es sumamente alta, según datos del Instituto Mexicano de la Juventud, se demuestra que los jóvenes que han logrado un embarazo representan el 35% de la población total de nuestro país. Además, los datos señalan que el primer evento ocurrió entre los 15 y 19 años de edad.

En el 2007 del total de embarazos que se registraron el 45.48% correspondieron a madres menores de 24 años, según cifras del INEGI[27]. Una gran proporción de estos embarazos no fue planeada debido a varios factores entre los que destacan la baja autoestima, escasa comunicación familiar, baja escolaridad, desconocimiento sobre temas sexuales y uso de métodos anticonceptivos, violencia intrafamiliar y abuso sexual, entre otros.

 

Fuente: Elaboración propia con base en Inegi, Esadísticas vitales, www.inegi.org.mx (2 de julio 2009)

 

Adultos Mayores:

La Ley de los Derechos de Adultos Mayores expedida el 25-06-2002, define a las Personas adultas mayores como  aquellas que cuenten con sesenta años o más de edad y que se encuentren domiciliadas o en tránsito en el territorio nacional;

Artículo 4o. Son principios rectores en la observación y aplicación de esta Ley: I. Autonomía y autorrealización. II. Participación. III. Equidad.  IV. Corresponsabilidad. V. Atención preferente.

Artículo 5o. De manera enunciativa y no limitativa, esta Ley tiene por objeto garantizar a las personas adultas mayores los siguientes derechos: De la integridad, dignidad y preferencia; II. De la certeza jurídica; De la salud, la alimentación y la familia; De la educación; Del trabajo; De la asistencia social; De la participación; De la denuncia popular; IX. Del acceso a los Servicios:

La última reforma el 26/01/2006 corresponde al acceso a servicios.

Algunos Indicadores

· Para 2008, en México existen cerca de 8.8 millones de personas mayores de 60 años[28]

· Según el Instituto Nacional para los Adultos Mayores (INAPAM), sólo el 25 por ciento de los adultos cuenta con recursos suficientes para enfrentar su vejez.

· Sólo 1.5 millones reciben pensión.

· El 90 por ciento de los adultos mayores vive con sus familiares y el 10 por ciento carece de apoyo institucional o individual.

· Según las estimaciones de CONAPO con base en el Conteo de Población y Vivienda 2000:

o         10.78% tienen discapacidad, siendo los adultos mayores de 70 quienes tienen una prevalencia de hasta 16.48%.

o         Los estados con mayor crecimiento de la población adulta mayor son Baja California, Baja California Sur y Quintana Roo con (5.15, 5.04 y 7.09% respectivamente)

o         El 48.95% cuentan con algún esquema de seguridad social.

o         Solo 20% tiene jubilación, y 10% reciben remesas del extranjero.

· La pobreza afecta con mayor intensidad a los adultos mayores de 70 años en localidades menores a 15 mil habitantes, con 55.5%.

El 75 por ciento es vulnerable económicamente. Para el segundo trimestre del año 2008, el 35.2% del total de los adultos mayores, estaban insertos dentro del mercado laboral[29]. Sólo 1.5 millones reciben pensión, el restante 80 por ciento tiene que buscar alternativas para la obtención de ingresos. El sueldo de quienes trabajan varía entre 3 mil y 5 mil pesos mensuales. 

Entre los adultos mayores que forman parte de la Población Económicamente Activa, podemos encontrar que el 53.2 por ciento trabaja por su cuenta, el 8.1 por ciento son empleadores, los trabajadores subordinados y remunerados representan el 33.3 por ciento de la población, y los trabajadores no remunerados representan el 5.3 por ciento de la población.

  Con respecto a los adultos mayores insertos en la Población No Económicamente Activa su distribución de actividades se divide de la siguiente manera: en aquellos que cuentan con impedimentos físicos para trabajar, aquellos jubilados, aquellos que se encargan de su hogar, y otros no activos.

 

 

El 90 por ciento de los adultos mayores vive con sus familiares y el 10 por ciento carece de apoyo institucional o individual. Casi 3.3 millones de adultos mayores viven en municipios de bajo o muy bajo desarrollo social[30].

Entre las primeras causas de morbilidad de este grupo vulnerable, se encuentran las enfermedades del sistema circulatorio (17.2%), seguidas por las enfermedades del sistema urinario (9.2%) y la diabetes mellitus (9.1%)[31].

Entre los años de 1990 al 2008, se observó un incremento sustantivo en la población total del país, lo que implica a su vez un crecimiento en el grupo de los adultos mayores, que ha pasado de una tasa de crecimiento del 5 por ciento a una tasa del 8.8 por ciento; lo que significa un crecimiento en la tasa de 3.8 por ciento.

Para 2008, las entidades federativas que tienen el peso más importante de adultos mayores en su estructura por edad son el Distrito Federal (10.4%), Zacatecas (9.6%), Oaxaca (9.6%) y Nayarit (9.6%); en tanto que Quintana Roo presenta una proporción de 4.4%, seguido de Baja California con 6.3%, mientras que Baja California Sur y Chiapas que alcanzan una proporción de 6.4%, respectivamente[32].

En este grupo de edad las mujeres son un grupo mayor que el de hombres, ya que su nivel de sobrevivencia es mayor. Para 2008, se estiman 4.0 millones de hombres y 4.8 de mujeres; lo que significa una relación de hombres-mujeres de 84 varones por cada 100 mujeres. 

En cuanto a la educación que presenta este grupo, podemos encontrar que para el 2008 en el país 2.4 millones de personas de 60 años y más son analfabetas lo que representa  24% de ese grupo de edad[33], y de esta cifra, más de la mitad son mujeres. Además, la población de adultos mayores se concentra en su mayor parte en las localidades rurales; siendo que en ellas 36 de cada 100 hombres no saben leer ni escribir. Mientras que en las localidades urbanas esta cifra se reduce, siendo que 7 de cada 100 hombres no saben leer ni escribir. Los hombres adultos mayores tienen un promedio de escolaridad de 4.7 años; mientras que las mujeres cuentan con 3.9 años[34].

 VI. Adultos mayores

De acuerdo al Conteo 2005, el número total de AM de 60 años en todo el país en ese año fue de 8, 338,835 de los cuales el 31.4 por ciento tiene entre 60 y 65 años, el 23.5 por ciento tiene entre 65 y 70 años y el 45.1 por ciento tiene 70 años o más.

De acuerdo a la Enigh 2006 la pobreza afecta con mayor intensidad a los adultos mayores de 70 años en localidades menores a 15 mil habitantes, con 55.5%.

Más del cincuenta por ciento de los adultos mayores de 70 años y más en localidades rurales se encuentra en los dos primeros deciles de ingreso del hogar y el 87 por ciento se encuentra en los seis primeros.

 

 

Población de Adultos Mayores

Distribución por grupos de edad y tamaño de localidad 2005

Fuente: INEGI, Conteo de población y Vivienda 2005 y Conapo.

A nivel nacional se observa una caída importante en la actividad laboral de los adultos mayores al llegar a los 70 años, sin embargo, esto no ocurre en tal magnitud en las localidades rurales donde los adultos mayores presentan en general tasas de ocupación más altas. Los adultos mayores de 70 años, por ejemplo no ocupados, alcanzan 70.8% del total a nivel nacional, pero para las localidades menores de 2,500 habitantes este porcentaje se reduce significativamente a 58%. En las localidades rurales uno de cada cuatro adultos mayores de 70 y más no percibe ingreso de ningún tipo.  El ingreso monetario de los adultos mayores contribuye en una medida muy importante al ingreso de sus hogares, independientemente si se trata de adultos mayores jefes del hogar o no[35].

El 79.3 por ciento de los AM en localidades rurales habitan en viviendas con algún tipo de precariedad[36].

Sólo el 55.3 por ciento de los adultos mayores de 70 y más en localidades rurales tiene acceso a servicios de salud y esto es realmente preocupante para un grupo de la población en el que incrementa la incidencia de enfermedades graves.

El 19.9 por ciento de los adultos mayores de 70 años o más sufren de algún tipo de discapacidad[37].

Asimismo, la mayor prevalencia de analfabetismo se encuentra precisamente en los mayores de 70 años, como se puede apreciar en el siguiente cuadro.

Escolaridad de los Adultos Mayores

 

 

Pirámides poblacionales de México

Fuente: Conapo.

Los adultos mayores constituyen un segmento de la población con un crecimiento gradual y previsiblemente continuo; se estima que en 2012, la proporción de personas de 60 años y más alcance 9.41% y para 2025 15%. Esto se refleja en que en 2006 el índice de envejecimiento de la población fue de 26.09 y se espera que en el año 2025 llegue a 69.01 [38].

La esperanza de vida de los hombres actualmente es de 73.2 años, se estima que en 2012 se incremente un año; para las mujeres actualmente es cercana a los 78.1 años, en seis años se estima que sea de 79.5 años.

En este grupo de edad las mujeres tienen más desventajas económicas y sociales, pues  el nivel de educación es más bajo y generalmente han sido dependientes de otras personas para contar con  ingreso familiar.

La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición ENSANUT 2006, nos muestra claramente como la prevalencia de anemia se incrementa en los adultos mayores, como se muestra en el siguiente gráfico:

Sólo 1.5 millones reciben pensión, el restante 80 por ciento tiene que buscar alternativas para la obtención de ingresos. El sueldo de quienes trabajan varía entre 3 mil y 5 mil pesos mensuales. Se sabe que el 90 por ciento de los adultos mayores vive con sus familiares y el 10 por ciento carece de apoyo institucional o individual. Casi 3.3 millones de adultos mayores viven en municipios de bajo o muy bajo desarrollo social.

Con base en el Conteo Nacional de Población y Vivienda Conapo estima que en el año 2000 casi el 11% de la población mayor de 60 años tenía algún tipo de discapacidad, mientras que el porcentaje se eleva a 16.5% en los mayores de 70 años.

a)         Hogares con jefatura femenina: Aquellos en los que el principal sostén del hogar es la mujer, tenga o no ésta un cónyuge. Estos hogares son propensos a situaciones de vulnerabilidad pues la mujer debe realizar tanto las tareas asociadas al cuidado de la familia, como las actividades generadoras de ingreso, lo que resulta en baja productividad y, de esta forma, en trabajos poco remunerados para la jefa del hogar. Esta situación se refleja en que de 2005 a 2007 hubo un incremento  de 70 mil 317 trabajadoras subempleadas. Asimismo, sólo el 12.9% de las mujeres ocupadas en 2007 tuvo acceso a una guardería para el cuidado de sus hijos[39].

 

Los hogares con jefatura femenina de la tercera edad en pobreza patrimonial son más numerosos que las de los varones, para las zonas urbanas lo mismo es cierto a  partir de los 50 años.

b)         Personas con discapacidad:

La Ley General de las Personas con Discapacidad, define como Persona con Discapacidad a toda persona que presenta una deficiencia física, mental o sensorial, ya sea de naturaleza permanente o temporal, que limita la capacidad de ejercer una o más actividades esenciales de la vida diaria, que puede ser causada o agravada por el entorno económico y social.

Artículo 5.- Los principios que deberán observar las políticas públicas en la materia, son: a)            La equidad; b) La justicia social; c)            La igualdad, incluida la igualdad de oportunidades; d)          El respeto por la diferencia; e) El respeto a la dignidad y a la autonomía individual, incluida la libertad de tomar las propias decisiones y la independencia de las personas con discapacidad; f)  La integración a través de la participación e inclusión plenas y efectivas en la sociedad; g) El reconocimiento y la aceptación de la discapacidad como parte de la diversidad y la condición humanas; h)           La accesibilidad, y i) La no discriminación.

Asimismo, la ley refiere los siguientes Derechos y Garantías para las Personas con Discapacidad: De la Salud; Del Trabajo y la Capacitación; De la Educación; De las Facilidades Arquitectónicas, de Desarrollo Urbano y de Vivienda; Del Transporte Público y las Comunicaciones; Del Desarrollo y la Asistencia Social; Del Deporte y la Cultura; De la Seguridad Jurídica; y, De la Concurrencia.

Además, la ley define también en el Artículo 29 que el Consejo Nacional para las Personas con Discapacidad es el instrumento permanente de coordinación intersecretarial e interinstitucional que tiene por objeto contribuir al establecimiento de una política de Estado en la materia, así como promover, apoyar, fomentar, vigilar y evaluar las acciones, estrategias y programas derivados de esta Ley.

El Conteo de Población y Vivienda 2000 definió a una persona con discapacidad como aquella con alguna discapacidad física o mental de manera permanente o por más de seis meses que le impedía desarrollar sus actividades dentro del margen que se considera normal para un ser  humano.

La encuesta de la Secretaría de Salud, utilizó la Clasificación Internacional del Funcionamiento, Discapacidad, y de la Salud considerando el grado de dificultad en los dominios de salud: movilidad, función, mental, estado de ánimo, actividades usuales, dolor y función social.

Indicadores

 

La prevalencia de discapacidad en hombres es mayor que la de mujeres para los rangos inferiores a los 65 años de edad. (INEGI, 2000)

En el siguiente gráfico observamos la prevalencia por entidad federativa por sexo, encontrando que la tendencia antes descrita se mantiene con la excepción de algunas entidades como el Estado de México, Puebla, Quintana Roo y el D.F.

 

Por otra parte, también es importante señalar que la prevalencia de discapacidad se incrementa a partir de los 40 años, exponenciándose al llegar a la etapa de adultos mayores.

 

La presencia de hogares con discapacidad presenta a nivel nacional una prevalencia de 7.1%, siendo el estado de Yucatán en donde se registra los valores más altos.

 

La discapacidad también afecta en mayor medida a la población más pobre:

Tipos de discapacidad

El XII Censo General de Población y Vivienda 2000, definió cinco tipos de discapacidad: motriz, visual, mental, auditiva y de lenguaje, y la  categoría “otros”.

 

Tipo de discapacidad

Frecuencia

Motriz

45.3%

Visual

26%

Mental

16.1%

Auditiva

15.7%

Lenguaje

4.9%

La presencia de discapacidad es distinta según las edades como se aprecia en el siguiente gráfico:

Otros aspectos interesantes que muestran las estadísticas es que las personas con discapacidad tienen menor escolaridad que el resto de la población, por ejemplo en el año 2000 el porcentaje de la población nacional analfabeta era de 9%, mientras que entre las personas con discapacidad el analfabetismo alcanzó el 33%.

La tasa de participación económica promedio es del 49%, y la de las personas con discapacidad es del 25%, según el Censo de Población y Vivienda 2000.

Desafortunadamente, las personas con discapacidades enfrentan con más frecuencia situaciones de discriminación: 25% de la población opina que las personas con discapacidad son el grupo de la población que más sufre por su condición y 22% opina que son a quienes les sería más difícil conseguir un trabajo[40]

El desconocimiento e incomprensión de las capacidades de las personas con alguna discapacidad implican una asociación negativa en aspectos laborales y educativos. Así, 41% de los mexicanos opina que las personas con discapacidad no trabajan tan bien como las demás y 33% está de acuerdo en que en las escuelas donde hay muchos niños con discapacidad, la calidad de la enseñanza disminuye.

Aunque no se dispone información completa sobre la incidencia de la discapacidad, se calcula que cada año se presentan 125 mil casos de discapacidad como consecuencia de fracturas graves, 67 mil por malformaciones congénitas, 43 mil por secuelas de enfermedad vascular cerebral, 20 mil por secuelas de trauma craneoencefálico, 12 mil por parálisis cerebral infantil y 2 mil 400 de sordera congénita, lo cual representa alrededor de 267 mil casos nuevos de discapacidad por estas causas, así como por las discapacidades de la comunicación humana incluidas en la enfermedad vascular cerebral, el trauma cráneo encefálico y la parálisis cerebral infantil. Estas cifras provienen del registro de demandas de atención de servicios médicos de las personas con discapacidad[41]

Para el año 2000, según cifras del INEGI, basadas en el Censo General de Población y Vivienda 2000, el total de las personas con discapacidad fue de 1,795,300 personas. En el siguiente gráfico se muestran la división de la población con discapacidad según su edad y género.

Del total de la población con discapacidad, el Censo General de Población y Vivienda 2000 presentado por el INEGI, señala que el uso de los servicios de salud es utilizado por  95.2% de los mismos, siendo las posibilidades de atenderse las instituciones públicas como el IMSS, el ISSSTE, entre otras; o privadas[42].

 Según resultados de la Encuesta de Nutrición y Salud 2006[43], en México, solamente el 51.5% de la población se encuentra asegurada. La institución que más asegurados presenta es el IMSS ya que su cobertura representa al 27.6% del total de la población.

 

[Regresar al documento]

 

 [Citar como] Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública, "Antecedentes", en Grupos Vulnerables [Actualización:27 de julio de 2009], en www.diputados.gob.mx/cesop/



[1] INEGI, ENOE, Resultados del Módulo de Trabajo Infantil 2007, p. 21, INEGI, 2008

[2] Coneval, Comunicado de prensa 006/09 http://www.coneval.gob.mx/contenido/med_pobreza/3494.pdf

[3] Censo de Población y Vivienda 2000 y Conteo Nacional de Población y Vivienda 2005

[4] INSP, ENSANUT 2006, http://www.insp.mx/ensanut/ (consulta 27 de julio de 2009)

[5] United Nations Secretary-General’s study on violence against children adapted for children and young people. http://www.unicef.org/violencestudy/pdf/Study%20on%20Violence_Child-friendly.pdf

[6] Villoro Velazquez, Quiróz del Valle, Gurtierrez López, Díaz Santos, Amador Buenabad, ¿Cómo educamos a nuestros/as hijos/as? Encuesta Nacional de Maltrato Infantil y Factores Relacionados 2006, primera edición, INMUJERES, México, DF, septiembre 2006, ISBN: 968-5552-82-7, pp.23 y 24

[7] United Nations Secretary-General’s study on violence against children adapted for children and young people

http://www.unicef.org/violencestudy/spanish/pdf/Study%20on%20Violence_Child-friendly.pdf

[8] Villoro Velazquez, Quiróz del Valle, Gurtierrez López, Díaz Santos, Amador Buenabad, ¿Cómo educamos a nuestros/as hijos/as? Encuesta Nacional de Maltrato Infantil y Factores Relacionados 2006, primera edición, INMUJERES, México, DF, septiembre 2006, ISBN: 968-5552-82-7,  pp.31

[9] Villoro Velazquez, Quiróz del Valle, Gurtierrez López, Díaz Santos, Amador Buenabad, ¿Cómo educamos a nuestros/as hijos/as? Encuesta Nacional de Maltrato Infantil y Factores Relacionados 2006, primera edición, INMUJERES, México, DF, septiembre 2006, ISBN: 968-5552-82-7,  pp.34 y 35

[10] Coordinación General de Atención a Víctimas, Procuraduría General del Estado de Hidalgo. Congreso Nacional Sobre maltrato al Menor, México, 1995. pp. 56-57

[11] SNDIF, Estudio de niñas, niños y adolescentes trabajadores en 100 ciudades. Principales ciudades: Guadalajara, Tijuana, Monterrey, San Luis Potosí, Toluca, Querétaro, Acapulco, Tuxtla Gutiérrez, Aguascalientes, Saltillo, Juárez, León, Morelia, Torreón. Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia y Fondo de las Naciones Unidas. Resultados definitivos, Informe Ejecutivo, México, 1999, 18.

[12] Forselledo, Ariel Gustavo, Niñez en situación de calle, OEA,  http://www.iin.oea.org/Forse.pdf

[13] Forsellado, … op. cit.  http://www.iin.oea.org/Forse.pdf,

[14] Presidencia de la REpúblicaQuinto Informe de Gobierno 2005, “Anexo estadístico” s/p.

[15] Forsellado, … op. cit . http://www.iin.oea.org/Forse.pdf,

[16] http://www.oem.com.mx/elsoldepuebla/notas/n915883.htm

[17] UNICEF. “Grupos en situación de vulnerabilidad y discriminación”, en http://www.cinu.org.mx/prensa/especiales/2003/dh_2003/gruposvulnerables.pdf (12 de diciembre de 2005).

[18] INEGI, El trabajo infantil en México 1995-2002, INEGI p. 5.

[19] López Limón, Mercedes Gema, La fuerza infantil de trabajo en México, “El ejército infantil de reserva”,p.20,  julio 2006 http://www.uam.mx/cdi/childwatch2006/pdf/lopezlimon_mx.pdf

[20] INEGI, El trabajo Infantil en México, p. 37 www.inegi.org.mx

[21] INEGI, STPS Resultados del Modulo de Trabajo Infantil, Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo 2007. 2008.

[22] Pastor Raquel, La explotación sexual comercial infantil una nueva forma de explotación, Academia Mexicana de los Derechos Humanos  http://www.amdh.org.mx/mujeres/menu_superior/Doc_basicos/5_biblioteca_virtual/1_d_h/7b.pdf, p. 2

[23] Ecpat International, Combating child sex tourism, 2008 Ecpat International, http://www.ecpat.net/EI/book.asp?id=28, p. 8

[24] Díaz Sánchez Vicente, El emabrazo de las adolescentes en México, Gaceta Médica de México
Vol. 139 Suplemento 1, Julio - Agosto 2003, S23-S28
  http://www.mexfam.org.mx/index.php?option=com_content&view=article&id=65:el-embarazo-de-las-adolescentes-en-mexico&catid=50:blog-direccion-general&Itemid=81

[25] Díaz Sánchez Vicente, El emabrazo de las adolescentes en México,…op.cit.

[27] INEGI, estadísticas vitales, estadísticas de natalidad http://www.inegi.org.mx

[28] INEGI, Estadísticas a  propósito del día internacional de las personas de edad, www.inegi.org.mx

[29] INEGI, Estadísticas a propósito de las personas de edad,, www.inegi.org.mx

[30] UNICEF. “Grupos en situación de vulnerabilidad y discriminación”, en (http://www.cinu.org.mx/prensa/especiales/2003/dh_2003/gruposvulnerables.pdf (12 de diciembre de 2005).

[31] INEGI, Estadísticas a  propósito del día internacional de las personas de edad, www.inegi.org.mx

[32] INEGI, Estadísticas a propósito de las personas de edad, www.inegi.org.mx

[33]INEGI, Estadísticas a propósito de las personas de edad,  www.inegi.org.mx

[34] INEGI, Estadísticas a propósito de las personas de edad, www.inegi.org.mx

[35] INEGI, ENIGH 2006

[36] INEGI, ENIGH 2006

[37] INSP, ENASUT 2006

[38] Conapo

[39] Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE).

[40] Sedesol Encuesta Nacional de discriminación, 2004.

[41] Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de Familia, Informe preliminar de la evaluación de resultados 2005 de los programas sujetos a reglas de operación, 2005, 252.

[42] INEGI, estadísticas, www.inegi.org.mx

[43] INSP, Ensanut 2006